El Museu de les Cultures del Món ultima las obras de reforma
El proyecto expositivo estará formado por 550 piezas procedentes de cuatro continentes

28 de Gener del 2014

En enero del 2015, Barcelona contará con un nuevo equipamiento museístico en el Born. El Museu de les Cultures del Món, en el que se invertirán 4,1 millones de euros, se sumará a la oferta cultural de esta transitada zona de la ciudad. Estará ubicado en la calle Montcada, justo frente al Picasso, y expondrá arte de cuatro continentes: África, Asia, Oceanía y América. En total 550 piezas que permitirán al visitante efectuar un viaje por el mundo a través del arte o al revés, un recorrido por la cultura a partir de su territorio. El equipamiento pretende formar parte de un nuevo eje cultural que nace en el Centre de Interpretació del Born, discurre por la calle Montcada y llega a la plaza de las Glòries, donde se ubica el nuevo museo del diseño, el Dhub, que prevé abrir sus puertas el próximo 5 de febrero.

La creación de este nuevo equipamiento, que empezó a gestarse con una medida de gobierno en octubre del 2012, no ha estado exenta de polémica. La instalación ha sido discutida por determinados sectores que veían innecesario invertir en una nueva instalación museística en un momento de recortes económicos para el mundo de la cultura. Con todo, el teniente de alcalde de Cultura, Jaume Ciurana, defendió ayer la creación del museo al afirmar que refuerza la capitalidad de Barcelona, ya que la ciudad tenía un grave déficit de instalaciones que mostrasen este tipo de arte. "Es más -aseguró-, el museo más cercano de este estilo se encuentra en París". De ahí que definiera el Museu de les Cultures del Món como una plataforma de proyección del patrimonio artístico y del conocimiento de otras cultural no occidentales del mundo.

En estos momentos, el Ayuntamiento trabaja en la adecuación de los palacios Nadal y Marquès de Llió para que puedan albergar la selección de piezas procedentes de las colecciones no europeas del Etnològic y otras colecciones destacadas como la Folch-cedida durante 20 años al Ayuntamiento, en el 2011-, así como de objetos procedentes de la Fundació Arqueològica Clos y la Col·lecció Duran/Vall-llosera. Las obras de unión de los dos palacios deben finalizar el próximo mes de octubre para iniciar el proyecto museográfico. En paralelo, según explicó Ciurana, se está elaborando el plan de gestión del museo. El edil avanzó que el Ayuntamiento está negociando la compra de un local -de unos 350 metros cuadrados- situado al lado, entre las calles Montcada y Banys Vells, para ampliar la actual instalación, que tendrá más de 3.800 metros cuadrados de superficie construida.

En la entrada a la instalación, en la planta baja y situada en el palacio Marquès de Llió, un gran globo terráqueo con una proyección interior dará la bienvenida a los visitantes del futuro museo. Una experiencia de viaje virtual que empieza con la colección de Albert Folch, que será el grueso de la exposición permanente. El gerente de Cultura, Josep Lluís Alay, explicó que 379 de las piezas procederán de esta colección. "Nos hemos visto obligados a hacer una selección, ya que era imposible mostrarlas todas", aseguró ayer.

En esta planta baja se ubicarán diversos espacios ligados con el equipamiento de libre acceso, además de una tienda, una sala de actos y aulas para actividades. En una sala anexa se instalará una exposición temporal. La primera de las muestras se denominará Escriptures y analizará la evolución de la escritura a través de las diferentes culturas. Al lado, a través de una gran vitrina, según rezaba en el proyecto museístico que se adjudicará en breve. se mostrarán algunos objetos más significativos de la colección que periódicamente se irán cambiando, simulando una muestra temporal. Servirá de introducción para todo lo que se podrá ver en el interior.

Una de las salas abiertas al público, situada en esta planta baja, se reservará para explicar la historia de las dos fincas singulares y catalogadas. El Institut de Cultura de Barcelona ha recurrido al historiador Albert Garcia Espuche -el que fue alma del Centre Cultural del Born- para recopilar la historia de la calle Montcada y la historia de sus palacios.

En un tercer espacio se podrá conocer la génesis de las colecciones que se muestran en el interior. Allí, según explicó Alay, se conocerán las expediciones financiadas por el Ayuntamiento desde 1949 hasta 1976 realizadas por Albert Folch, August Panyella y Eudald Serra. Viajes en los que se consiguió reunir una serie de importantes objetos para nutrir el recién inaugurado Museu Etnològic de Montjuïc. El discurso expositivo de la muestra permanente se estructura en cuatro grandes apartados correspondientes a los cuatro continentes. Se quiere conferir ritmo al recorrido, pero también evitar que la tecnología afecte a la visión de las salas donde se exponen las piezas e interfiera en la arquitectura de los edificios. Alay aseguró que es inconcebible un museo contemporáneo sin recurrir a proyecciones, por eso se buscará el equilibrio. En las salas de distribución será donde se ubique el material interactivo.

La planta baja se destinará al arte de África. Los objetos se distribuirán en áreas temáticas y geográficas como la cultura fang del Sáhara, Benín, Etiopía, África Occidental y Central. Zonas que coinciden con los viajes efectuados por Albert Folch.

En la segunda planta se ubicará el área de Asia con piezas procedentes de Tailandia, Birmania, Tíbet, India, Indonesia, Filipinas y Nepal. En espacios contiguos se ubicarán los objetos originarios de Oceanía; Nueva Guinea, Australia e isla de Pascua. La parte superior también tendrá una zona expositiva para las piezas de América, Japón, Corea y China.

.

.

El Museu de les Cultures del Món de Barcelona abrirá en 2015
El centro contará con un total de 557 objetos originales en la colección permanente procedentes del Museu Etnològic

21 de Gener el 2014
Barcelona (EUROPA PRESS).

El Museu de les Cultures del Món de Barcelona abrirá a principios de 2015 con un total de 557 objetos originales en la colección permanente procedentes del Museu Etnològic de Barcelona, la Colecció Folch, la Fundació Arqueològica Clos y la Colección Duran/Vall-Llosera en los palacios Nadal y Marqués de Lió, según ha explicado este lunes en rueda de prensa el director general de Patrimonio, Museos y Archivos, Josep Lluís Alay.

Las obras en estos palacios -que ya han empezado- terminarán en octubre, cuando podrán empezarse a montar las exposiciones para su apertura en enero de 2015, gracias a la cesión por 20 años de la Fundació Folch al Ayuntamiento de Barcelona de 2.300 objetos -de los que se expondrán 379-, además de una selección de 117 piezas del Etnològic y 61 de la Fundació Clos y Vall-llosera.

Para Alay, el gran valor de este centro será su labor de "síntesis" de la cuarentena de culturas más importantes del planeta, exceptuando Europa, mientras que el teniente de alcalde de Cultura, Jaume Ciuana, ha resaltado la importancia de la apertura de los dos palacios que acogerán el centro.

La planta baja estará ocupada por África, donde se iniciará el recorrido, con la presentación del arte del antiguo reino de Benín y el arte de Guinea Ecuatorial, que también se aproximará a las esculturas ceremoniales y máscaras de África Occidental y central, mientras que terminará con Etiopía, una de las cunas culturales del continente.

La primera planta estará protagonizada por Oceanía, que mostrará al visitante la cultura de Nueva Guinea -con la Casa dels Homes, los ceremoniales y la escultura del Karawari-, Australia -con pintura sobre escorza y ceremoniales- y Rapanui -con los moais de madera-.

También en esta planta el visitante hallará la cultura asiática, con salas dedicadas a la escultura, cerámica, grabado, pintura, joyería y arquitectura de Filipinas, Indonesia, India, Nepal, Nuristan, Gandhara, Tibet, Tailandia, Birmania, China, Japón y Corea, que permitirán comprender aspectos como la expansión del budismo.

América encabezará la segunda planta con su arte precolombino de norte a sur, desde mesoamérica con los mayas y la cultura de Veracruz, pasando por América central, y hasta el área andina tanto meridional como septentrional, todo ello de la mano de ajuares funerarios, esculturas y aspectos muy particulares de la región, como el juego de la pelota.

Esta colección permanente ha contado con el asesoramiento de una veintena de expertos en las diferentes culturas de todo el planeta con el aval de centros como las universidades de Berkeley, Cambridge, Uppsala, Autònoma de Barcelona y de Viena, además de otras instituciones de investigación cultural, como el Museo de Israel.

Las exposiciones temporales, que aportarán "dinamismo" al centro, arrancarán con Escriptures, una muestra dedicada a la diversidad de las escrituras, comisariada por especialista en lingüística Miguel Peyró, quien pondrá en valor el papel de la escritura en la actualidad pese a todos los avances tecnológicos, según Alay.

Esta exposición dispondrá, por ejemplo, de inscripciones de diferentes tipos, realizadas en esculturas como en libros incunables, para mostrar la evolución de la escritura en los últimos 5.000 años, ha avanzado.

También la planta baja albergará una zona de exposiciones complementarias, que podrán realzar alguna pieza concreta de la colección, así como una zona explicativa del origen de las colecciones -que se remonta a 1949 con Albert Folch, Eudald Serra y August Panyella-, así como del origen del linaje Montcada que son "relativamente poco conocidos".

Ciurana ha explicado que este lunes ya se ha puesto en marcha la web del centro, y que se está estudiando si el director del centro será la misma persona que ahora ocupa la dirección del Museu Etnològic.

El presupuesto de este centro es de 4.195.000 millones de euros adjudicados para las obras, además de la museografía, de la que todavía tienen que abrirse las plicas; mientras que el presupuesto de mantenimiento del museo se determinará en el plan de gestión.